Qui som Accés als nostres articles Materials i documents Fòrums de debat Contacta amb el col·lectiu Enllaços que recomanem Índex del web Convocatòries, mogudes, manis, activitats...
[cap convocatòria]
Imatge bus
Els nostres articles en publicats en premsa
Publicat el 2 - 6 - 2003 a Diari Levante - EMV
Descarrega l'article

Sagunto: la política del rencor

Maota Soldevilla

Professora de l'Escola d'Arts i Oficis

La integración del patrimonio en la vida contemporánea “consiste en reintroducir un monumento en el circuito de los usos actuales, arrancándolo a un destino museístico. Su reutilización es sin duda la forma más paradógica, audaz y difícil en la revalorización del patrimonio”. “El genio de D´Annunzio ha emblematizado el Circo de Verona al abrirlo a la dramaturgia moderna: hoy los teatros y anfiteatros antiguos mejor conservados viven una nueva vida al servicio del espectáculo. La utilización regular de estos grandes espacios solo es posible con su consolidación, su restauración, su rehabilitación”. Y, tal como lo advirtieron los grandes historiadores Riegl y Giovannoni, “el monumento, de esta manera, no cae en el olvido. “ Françoise Choay “L´ Allégorie du patrimoine”

En la polémica suscitada por el anuncio de la subsecretaria de Cultura de la Conselleria de Educació i Cultura, comunicando la decisión de derribar el Teatro Romano de Sagunto, coincido con la ex directora general de Patrimonio, Evangelina Rodríguez, en que lo que más mortifica del asunto es no encontrar una respuesta lógica a la pregunta ¿a quién beneficia la destrucción?.

Porque desde luego ni a los saguntinos ni al resto de los ciudadanos.

¿Cómo se puede justificar como un beneficio ante la ciudadanía que el presupuesto económico asignado para la recuperación de su patrimonio se emplee para destruirlo? ¿Cómo se puede justificar ante el pueblo de Sagunto que presupuestos que debían emplearse en la recuperación del Castillo, el Foro y de su magnífico patrimonio industrial, es beneficioso que se empleen en derribar?. ¿Cómo se puede justificar ante los estudiosos y los profesionales de la arquitectura que es un beneficio el que se derribe una obra premiada y actualmente convertida en referente en las actuaciones sobre el patrimonio?.

Cuando aplicando un razonamiento lógico no puedes comprender el sentido de las cosas, lo que ocurre bastante a menudo, la información hay que empezar a buscarla en razones de tipo sentimental, y es por este camino por donde creo haber encontrado la respuesta a la pregunta que nos mortifica: el único beneficiario del derribo del Teatro Romano de Sagunto es el sentimiento de rencor.

Rafael Sánchez Ferlosio reflexionando, en uno de sus consabidos ”pecios”, sobre el sentimiento del rencor, define: e l rencor es una pasión obstinada que consiste en la obstinación en que cuando algo ya no es así siga siendo así porque una vez ha sido así.

Sólo de pasión obstinada se puede calificar la persecución que Marco Molines y Carmina Nácher han realizado a la restauración del Teatro Romano de Sagunto. Sólo un sentimiento de este tipo les puede haber dejado tan ciegos para no ser capaces de ver el perjuicio que sus apasionados intereses causa en la actualidad al resto de los ciudadanos. Mal asunto cuando las decisiones políticas se toman por rencor, pues ello significa que las preocupaciones de los políticos están ocupadas en redimir viejos agravios y no en construir un mejor futuro a sus ciudadanos.

Además, todos los que no están ciegos, debido a la pasión, saben que derribar la intervención de Grassi y Portaceli no va a hacer posible recuperar el estado del Teatro de antes de su actuación, sencillamente porque es imposible recuperar el paso del tiempo. La historia se sostiene precisamente en aceptar que existe un pasado y un presente y que sus condiciones de desarrollo son distintas.

Por último, recordar que toda creación artística destruida es irrecuperable, por lo que, tendremos que empezar a aceptar que toda intervención en el patrimonio histórico tiene que asumir que la arquitectura resultante nunca será sólo del periodo histórico originario, sino también contemporánea. Sirva esta amarga y surrealista experiencia que nos ocupa, para instalar el sentido de la prudencia como principio del que partir en las futuras decisiones, sobre actuaciones en el patrimonio proyectadas por la Generalitat (No sé porqué se me viene a la cabeza el caprichoso traslado del cortile del Embajador Vich. del Convento del Carmen al Museo de San Pío V).

envia correuComentaris dels lectors sobre l'article

Els lectors encara no han opinat sobre aquest article.

ComentaComenta aquest article
Nom
Adreça electrònica
Mostra l'adreça
Des de
hHpI(kw! X[$k^]Bw&g5H&KbE3zv=YēЂC' HߪHO(я|0fϵ2 KG]_10J3`^gE1ЪFut~U\F.y]>kQFr}+MUSbPp0iWs\;b|r(k Py~X`GY\A3MŽVRup\,cqoF L qAo] /i- ClŜeb]l86MĔ\G/cKܸBfx F 5wM@{ K
Codi de confirmació    [genera'n un de diferent]
Aquest codi és per a impedir la introducció automàtica de publicitat. Introduïu-lo tal i com el veieu a la imatge.
Comentari
       
The backend path is not writable for the webserver: /homepages/38/d599588814/htdocs/terracritica.org/sti_tmp
You do see an image?? You're using the default session backend!
Webmaster: Pere Pasqual Pérez